Ideas de qué hablar en una cita: 6 trucos para una conversación divertida e infinita

La plática con alguien que apenas conoces puede ser algo realmente aburrido. Nadie se libra, tanto hombres y mujeres caen en el error de entrar en el modo interrogatorio o entrevista buscando que se dé una buena conversación.

Momentos antes de la cita, es normal que tanto tú como ella estén nerviosos y no tengan ni idea de qué y cómo platicar.

El punto es que, una buena conversación mezclada con diversión, es lo que hace que una cita sea perfecta, es por eso que hoy te daré 6 consejos que te convertirán en un maestro de la conversación:

1.      Sáltate preguntas

Preguntas como: “¿Tienes hermanos?”, “¿Cuántos años tienes?”, “¿En qué trabajas?”, “¿Qué estudias?”, son un grave error por 3 cosas:

  1. Hacen que ella se sienta interrogada
  2. Son preguntas que arrojarán respuestas cerradas o muy cortas
  3. Son preguntas que todo el mundo le ha hecho en una primera cita

Si haces esas preguntas, la plática sólo se tornará incómoda y si ella de verdad quiere platicar contigo, probablemente hará un esfuerzo, te preguntará lo mismo y ambos estarán condenándose a que la conversación termine antes de empezar.

Estas preguntas tampoco despiertan emociones interesantes. No pretendo que nunca le preguntes su edad o en qué trabaja, sólo pospón esa clase de preguntas para después y pasa directo a lo divertido.

Recuerda:

Si tienes ganas de preguntarle algo, pero sientes que ya se lo han preguntado antes cientos de veces, mejor no lo hagas o hazlo de manera diferente.

2.      Usa preguntas abiertas que la hagan reflexionar de cosas divertidas

Ya hablamos de que tienes que preguntar las cosas de manera diferente. Una manera divertida de preguntar cosas es haciendo que ella recuerde cosas positivas y alegres a través de preguntas abiertas. Si ella recuerda momentos alegres, se sentirá relajada, contenta y la conversación fluirá de manera distinta.

Las preguntas abiertas son aquellas que no llevan a un “sí” o “no” como respuesta y obligan a la persona a reflexionar, recordar o imaginar, y por ende, la motivan a dar una respuesta más elaborada.

Entonces, volviendo al punto anterior, evita preguntarle: “¿Tienes hermanos?” y mejor pregunta:

¿Tienes hermanos o alguna amiga que sea como tu hermana? quiero que me cuentes la anécdota más divertida que tienes con ellos o ella.

¿Notas como en la segunda pregunta la invitas a recordar cosas positivas? Es importante que la escuches con atención y le ofrezcas una sonrisa a momentos, ya que ella se sentirá más cómoda.

3.      Cuenta historias

Ya que hablamos de lo importante de compartir anécdotas es momento de que tú también tengas algunas en mente.

Escoge con sabiduría tus historias, porque ellas hablarán mucho de quién eres. Te sugiero que hagas una lista de 5 cualidades tuyas que quieres que ella recuerde y se las hagas saber contando tus anécdotas.

Por ejemplo, puede ser que quieras hacerle saber que eres sociable, estudioso, deportista, divertido y aventurero.

En vez de decirle: “Yo soy divertido, sociable, estudioso, deportista y aventurero” comparte con ella algún recuerdo que demuestre eso. Otra cosa que puede servirte es meter el nombre de una mujer en algún momento de tu historia, te hará más atractivo porque ella sabrá que te relacionas fácilmente con mujeres.

Puede ser algo así:

“Estaba en el gimnasio (soy deportista) y recibí un mensaje de Susana, una compañera de la maestría. Me estaba buscando porque tenía una duda con un tema y necesitaba que le explicara (soy estudioso), en verdad quería ayudarla pero tenía una comida por el cumpleaños de un amigo (soy sociable) y había un detalle… yo tenía que llegar a mi casa para ponerme un disfraz de dinosaurio, porque el cumpleaños era de disfraces (soy divertido).

Ella de verdad estaba muy preocupada y su examen era en la mañana del día siguiente, entonces hablé con mi amigo y le pregunté si no le molestaba que fuera a llegar más tarde a su comida para que me diera tiempo ayudarla a estudiar.

Él me dijo que mejor invitara a Susana y ahí le explicara. Mi amigo es genial pero un poco especial y es muy estricto cuando se trata de su cumpleaños. No vas a creer lo que pasó, me dijo que ella sólo entraría a su comida si se disfrazaba.

Le comenté a ella y le causó mucha gracia, al final estuvo conmigo en el cumpleaños disfrazada de batichica mientras yo le explicaba disfrazado de t-rex. Fue muy divertido y definitivamente la mejor sesión de estudio que he tenido hasta ahora. (Soy aventurero)

¿Cachas la idea? La mejor manera de mostrar tus cualidades atractivas es a través de historias que lo demuestren, lo ideal es que cuentes cosas reales y no es necesario que demuestres todas tus aptitudes en una sola historia. Puedes contar alguna anécdota en donde luzcas un sólo aspecto atractivo de tu personalidad.

4.      No hables de temas polémicos

Política, religión, fútbol, no son temas que lleven siempre a la mejor conversación. De preferencia no hables de cosas que pueden despertar rivalidad entre ustedes. Es la primera vez que salen, no tiene caso tocar terrenos innecesarios.

Pero si llega un momento en el que ella de verdad quiere hablar de algo que consideras polémico o que va en contra de muchas cosas en las que tú crees. Mejor escúchala y aprovecha esa oportunidad para conocerla y ponerte en sus zapatos, no para juzgarla y convertir sus diferencias en una pelea.

5.      No hables de temas trágicos

Volvamos a lo básico, la cita es para que ambos se conozcan de manera divertida y la pasen bien. Por eso no tiene sentido que ella o tú hablen de sus traumas o de sus ex´s.

Si crees que la conversación va en esa dirección interrúmpela, sonríe y dile de manera amistosa algo como:

“¿Sabes algo? todos hemos pasado por momentos duros pero de verdad quiero conocerte y me gustaría que habláramos de cosas más alegres ¿por qué no mejor me cuentas de lo más valioso que aprendiste de eso?”

La misma regla aplica para ti, si de pronto sale algún recuerdo no tan bueno mejor centra la conversación en las lecciones valiosas que aprendiste y no dediques tiempo a recordar lo que te dolió. Es una cita con una guapa, no con tu terapeuta.

6.      Juega con tus respuestas

Si ella te pregunta cosas típicas, haz que tus respuestas se conviertan en un juego.

Ejemplo: Si ella te pregunta si tienes hermanos en vez de contestarle sí o no, dile:

Adivina tienes tres oportunidades ¿Si le atinas te compro un helado? si no, tú me compras uno a mí.

O sí ella te pregunta “¿A qué te dedicas?” contéstale:

¿De qué me ves cara?

Esto hará que ella se divierta y además creará tensión sexual porque le mostrará que tienes un lado juguetón.

 

Aplica estos consejos y seguro te irá excelente, ella y tú se la pasarán bien y tendrás una muy buena conversación. De hecho, lo más probable es que ella quiera una segunda cita pero si te quedan dudas da clic aquí.

¿Te gusta lo que ves?

Suscríbete y recibe contenido único que no encontrarás en esta web. ¡Es gratis!

Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Alex es dating coach para hombres en Seduction Army y vlogger en Youtube. Le gusta el stand up comedy, los karaokes, la playa y aprender un poco de todo porque es curioso por naturaleza.

Send this to a friend