10 Pensamientos y hábitos que te impiden ser más atractivo y su solución

Durante la mayor parte del tiempo la mayoría de las personas nos manejamos de un modo que podríamos determinar como “piloto automático”. Avanzamos durante nuestro día cumpliendo con una rutina que tenemos tatuada hasta los huesos. Sin embargo, existen esos momentos también en que una chispa de energía y carisma nos golpea y todo comienza a salirnos bien. Así que nos preguntamos ¿Cómo volver a ese estado a mi voluntad?

Cuando tenemos una buena vibra incluso notamos cómo el sexo opuesto nos percibe más atractivos pero ¿Por qué pasa eso solamente en días especiales? ¿Cómo podemos hacer que sea algo habitual?

La mayoría de las veces somos nosotros mismos los que nos limitamos y hacemos daño cuando deberíamos tratar de acercarnos a nuestro potencial día con día. Para lograr ser más atractivo y seductor presta atención a los siguientes pensamientos y hábitos que podrías estar haciendo y que podrían estar jugando en tu contra:

1.      “No soy lo suficientemente atractivo”

Tendemos a ser lo que pensamos y esto es verdad sin importar que tus pensamientos sean benéficos o perjudiciales para ti mismo. Presta atención a un pequeño dato curioso que apoya este hecho:

Se realizó un experimento en el que se mostraron a hombres y mujeres rostros de bebés llorando. Por un lado los hombres de forma casi generalizada mencionaron que podían observar a un bebé llorando. Mientras que las mujeres por el otro lado, eran capaces de identificar las razones del llanto (hambre, bebé sucio, etc…). Sorprendentemente, ellas acertaban.

Solución: Cuando tienes confianza en ti mismo y te sientes atractivo, ellas lo notan. Así que comienza a asumir que eres el tipo de hombre que podría hacer más emocionante la vida de una mujer. Para cambiar tu manera de pensar y aumentar tu confianza en ti mismo sin perderla, da clic aquí.

2.       “Ella es demasiado atractiva para mi”

Es cierto que no se necesita ser un experto para poder dar nuestra opinión acerca de la belleza. El problema con esto, es que al pensar que una mujer es demasiado bella, tu subconsciente le está dando un lugar privilegiado en el que debes de tener gran cuidado para agradarle y buscar su aprobación.

Desafortunadamente este tipo de comportamiento está muy lejos de ser atractivo. Al contrario, lo que lograrás buscando su aprobación es ponerte nervioso a ti mismo y hacer que ella te vea como alguien inferior, ya que tú mismo te estás colocando por debajo de ella.

Solución: Para contrarrestar esto, intenta ignorar su belleza y pregúntate a ti mismo:

“¿Qué ha hecho ella para ganarse mi aprobación?”

Probablemente te des cuenta que en realidad ella no es tan interesante como pensabas.

3.      “Ella no es ese tipo de chica”

¿Te ha pasado que has desperdiciado la oportunidad de avanzar con alguna chica porque creíste que con ella habría que ir muy lento? Quizá sabías que era la oportunidad perfecta para intentar besarla pero te asustó el hecho de que ella te detuviera pensando que la estabas considerando demasiado fácil.

Mientras tú vas haciendo micro avances, te das cuenta que otro hombre, que según tú no es para nada del gusto de ella, está haciendo avances 10 veces más rápido que tú. Y lo peor de todo, ella parece estar fascinada.

Solución: No hagas conclusiones anticipadas, tú mismo te estás poniendo en la friend zone. Aprende cómo evitarla aquí. Simplemente no des tratos especiales, siempre sé tal y como eres.

4.      Socializas solo cuando quieres algo de alguien

En este caso en específico esto se traduciría a “Socializas sólo cuando quieres ligar”. ¿Qué pasa con esto?

Imagina un partido de futbol importante, tú eres delantero y en verdad tienes la capacidad de llevar a tu equipo al triunfo pero entras al campo sin siquiera calentar, así que te sientes lento y con poca habilidad.

Esto mismo pasa cuando quieres ligar con alguien. Si no sueles hacer plática con otras personas durante tu día, no estarás listo para sentirte sociable cuando aparezca una chica que te gusta. Esto empeora aún más si tu entorno te mantiene aislado o te limita de modo que no puedes socializar con personas diferentes.

Solución: Date a la tarea de mejorarle el día a cualquier persona que se cruce contigo. Los resultados te sorprenderán. Este ejercicio tiene el poder de sacarte de un estado de ánimo negativo en segundos.

5.      Buscas la perfección

En lo personal esto es algo que me pasaba. Quería saber qué hacer y decir durante cualquier interacción para asegurarme de hacer todo perfecto.

En la práctica, esto no es así. Es más, cada que te dediques a aprender algo o sientas que eres un experto en determinado tema debes recordar a Platón, quien dijo:

“Yo sólo sé que no sé nada. – Platón”

Con esto quiero decir que únicamente cuando te atrevas a hablar con una mujer que te gusta vas a darte cuenta de lo que realmente necesitas mejorar. En ese momento es cuando te darás cuenta de lo poco que realmente sabes.

A veces muchos hombres creen que abordar es la parte más difícil y pronto se dan cuenta que hay dificultades más importantes.

Solución: Humildad, no seas el típico macho que cree que es infalible al ligar. Siempre podemos aprender algo nuevo y la realidad, es que en este campo la mayoría de hombres cree saber cómo atraer a una mujer pero realmente no lo saben.

6.      “No sé qué decir”

El abordaje es uno de los obstáculos en los que más y más hombres quedan atrapados. A veces buscamos la frase de entrada perfecta, pero esto no existe. Podrías buscar en internet o tomar consejos de amigos y probar con sus frases, pero al final, algo que podría parecerte perfecto podría ser desastroso al intentarlo.

Solución: No hay mejor frase de entrada que la que surge de tu misma personalidad. De este modo serás congruente.

7.      Esperar el momento perfecto

Cuando ves a una chica que te gusta, en lugar de aprovechar la oportunidad sueles buscar pretextos para no hacerlo. Te dices a ti mismo cosas como:

  • “Seguro está ocupada”
  • “Tiene los audífonos puestos”
  • “¿Qué tal si llega su novio?
  • “No está sola”
  • Etc…

Solución: Los momentos perfectos no se encuentran, se hacen. Nunca olvides esto. Debes aprender a dejarte ir y a improvisar. Créeme, una vez que tomes acción para superar este obstáculo te sorprenderá lo rápido que lo lograrás. Para cada situación inesperada que te puedas encontrar existe una solución.

Si de repente llega su novio puedes decir:

“Oh disculpa ¿Es tu novia? Con todo respeto, sólo quería decirle que es muy bella.”

8.      “Me intimida la belleza”

Esto quiere decir que en el momento en que te cruzas con una mujer bella te pones nervioso con solo pensar en la idea de hablarle. Esto es típico, tendemos a asociar características valiosas a una mujer solamente por su imagen. De la nada, creemos que es inteligente, chistosa, interesante, exitosa, valiente e irónicamente, también creemos que nos odia.

Solución: Halagar la belleza de una mujer no tiene porqué restarte valor. Vuélvete un admirador de la belleza y no su esclavo como te explico aquí e intenta rodearte de personas y cosas bellas. Mientras menos extraordinario sea para ti, mejor te relacionarás con mujeres bellas.

9.      “¿Qué va a pensar ella o la gente?”

Un miedo común es el de ser visto por otros cuando intentas ligar con alguien. Esto es solo una limitante mental. Por otro lado, quizá crees que ella piensa que es raro que alguien le hable de la nada.

Solución: Sólo inténtalo. Cuando abordes a una mujer que te gusta en algún lugar público, estarás tan concentrado en ella que ni siquiera te acordarás de las personas alrededor, además a nadie le importa. En mi experiencia, he notado que a veces cuando abordo a una mujer otras personas se quedan mirando. En cuanto se dan cuenta de lo que está pasando siguen su camino como si nada. Nunca nadie se ha quedado a observar.

Por otro lado, no tiene porqué parecerle raro a ella que le hables. Aprende a brindarle una experiencia positiva como te explico aquí. Al final, si juegas bien tus cartas ella le platicará emocionada a sus amigas cómo conoció a un nuevo chico.

10. “Me siento un fraude al usar rutinas”

Esto, hasta cierto punto es cierto. Usar rutinas puede limitar tu creatividad y sería fraudulento ligar con mujeres siempre de la misma manera, pero si te niegas a usar rutinas probablemente este no es tu problema.

Quizá como yo, tienes la intención de nunca repetir nada cuando conoces a alguien. Quieres que todo sea genuino. Si este es tu caso, déjame decirte que no hay nada de malo en usar rutinas, siempre y cuando no dependas de ellas.

Solución: ¿Alguna vez has escuchado personas que siempre dicen lo mismo? O quizá tienes aquel amigo que en reuniones sociales siempre cuenta la misma historia o chistes y siempre obtiene buenos resultados. Así es, todo mundo usa rutinas.

Tú también puedes utilizar rutinas. Quizá no para una interacción completa, pero sí para esas partes de una interacción en las que sueles perderte o para no desperdiciar una oportunidad cuando tu mente está en blanco. Si quieres ideas que puedas usar de comodín para cuando no tienes idea de qué decir aquí hay varias ideas.

 

Así que ahí tienes. Estos son puntos que en lo personal limitaban mi avance en la mejora de mis habilidades sociales. Una vez superados estos obstáculos, mi desarrollo ha sido mucho más fluido. ¿Qué otros problemas crees que enfrentan los hombres para mejorar en este campo de sus vidas? Comenta y podríamos publicar otro artículo con la solución.

¿Te gusta lo que ves?

Suscríbete y recibe contenido único que no encontrarás en esta web. ¡Es gratis!

Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Memo Cort es guitarrista y compositor en Alley. Como fundador de 2masculine cree firmemente que la desenvoltura social abre más puertas que cualquier otra habilidad.

Send this to a friend