20 errores que demuestran que no sabes ligar

Para cualquier cosa que queramos aprender existe un método. Debemos ser lo suficientemente humildes para reconocer que no sabemos todo en esta vida y que de hecho, existen personas que han dedicado su existencia a desarrollarse en diferentes ciencias, artes o disciplinas.

Si quieres aprender a tocar un instrumento, te inscribes a una escuela de música. Si quieres aprender algún arte marcial te escribes a algún gimnasio ¿cierto?

¿Y si quieres aprender a ligar? Por alguna razón, pareciera que esta es una habilidad con la que se espera que uno nazca o de lo contrario, te dicen que eres un perdedor. Curiosamente, a la mayoría de los hombres nadie les enseña a ligar y tampoco se dan a la tarea de aprender.

Saber ligar no es una habilidad que se aprenda fácilmente y si nos negamos a aceptar que no sabemos hacerlo, nos estaremos condenando a no aprender nunca.

Importante: Todos tenemos amigos que creen ser todo un éxito con las mujeres y alardean por ello. Sin embargo, no debes sentirte mal. En la mayoría de los casos, estas personas no saben ligar, sólo tienen suerte ocasionalmente.

¿De dónde provienen los errores que cometes al tratar de conquistar a una mujer?

Cuando intentamos conquistar o seducir a una mujer siempre habrá errores, unos más graves que otros. En mi experiencia, creo que estos errores se pueden desprender de dos distintas fuentes:

  1. El miedo: Es esa voz que nos dice: “Vamos, esta chica es hermosa. No lo arruines”. El temor de desperdiciar una oportunidad no nos deja pensar claramente ni actuar de manera natural. Ni todo el conocimiento del mundo puede ayudarte, simplemente lo olvidarás.
  2. Falta de conocimiento: En ocasiones te encontrarás con situaciones en las que debes ser estratégico. Si no tienes el conocimiento o la experiencia será difícil que puedas aprovechar oportunidades incluso cuando son obvias. No comprenderás lo que está pasando.

A continuación, algunos de los errores más comunes en los que caemos cuando no sabemos ligar. De aquí en adelante será tu trabajo descubrir cuál es la causa de tu error: miedo o falta de conocimiento.

1.      Cuando una mujer te dice “amigo”

Si notas que ella disfruta decirte “amigo” esto no quiere decir que estás en la friend zone. Al menos, no siempre. Debes ser capaz de descubrir si se trata de una prueba o si en verdad ella solo te considera un amigo.

Si no sabes cómo ligar, quizá caigas en el error de confrontarla. Explicarle que no quieres ser su amigo. Lo malo de esto es que pones todo el peso sobre ella. Si le dices a ella:

“Oye no me digas amigo, yo quiero algo más contigo”

Ella tendrá que darte una respuesta y tiene dos opciones:

  1. Te dice que también le gustas: Es poco probable que ella quiera dar este paso o,
  2. Te dice que has entendido mal las cosas: Te dice que solo eres un amigo. (A veces incluso podrías gustarle).

Cuando sabes cómo ligar, sabes que la mejor opción es seguir la corriente, jugar y darle la vuelta con estilo a la situación. Tal y como te muestro en este ejemplo.

2.      Creer que la chica que te gusta no es como las demás

Típico, creemos que porque nos está costando progresar con una mujer ella debe ser de esas míticas “mujeres difíciles” y esto será falso un 90% del tiempo.

El verdadero problema suele ser que la chica te gusta tanto, que sin darte cuenta te estás comportando tímido o como un desesperado con ella. Estás intentando atraer a la chica que te gusta, con tus peores atributos.

Si notas que te comportas diferente con la mujer que te gusta es probable que estés cometiendo este error. Mientras más mejoras, más fácil es conservar tu personalidad sin importar la situación.

3.      Construir méritos es el camino hacia su corazón

Todos queremos una pareja que nos ayude y en la cual confiar. Esta es una característica valiosa. El problema ocurre cuando lo haces de forma anticipada.

Cuando aún estás conociendo a una chica y quieres hacerle favores de todo tipo y apoyarla en todo, es probable que obtengas su simpatía. El problema es que te estás saltando la fase de atracción y seducción. Este suele ser un camino directo a la friend zone, evítalo.

Para ligar o conquistar a una mujer no es necesario ser su sirviente. De hecho, es mejor que no lo hagas.

4.      Hacerte el interesante o difícil

Conociste a una chica linda y ella te dio su número y te preguntas cuándo deberías escribirle. Si eres de los que siguen el típico consejo:

“Espera dos o tres días antes de escribirle o llamarle para que ella no piense que estás desesperado.”

Entonces lamento decirte que muy probablemente, estés en un error. La seducción y la atracción que ocurre entre dos seres humanos no es tan sencilla como para poder resumir todo en un solo consejo.

Cuando sabes más sobre cómo ligar, sabes que todo se trata de congruencia. Si cuando conociste a esta chica le dijiste que te volvía loco su manera de sonrojarse entonces ¿Qué caso tiene esperar tres días?

Debes de saber que en muchas ocasiones (sobre todo para mujeres con muchas opciones), esperar no hará que ella se sienta más atraída. En la mayoría de los casos de hecho, lograrás lo contrario.

Sin embargo, cada caso es diferente. Si quieres saber cuánto deberías esperar para llamarle o escribirle según tu caso particular, te lo explico aquí.

5.      Cuando ella te dice “¿Quieres ligar conmigo?”

Cuando nos gusta una mujer, queremos caerle bien e irónicamente, creemos que si ella nos percibe atrevidos, entonces le caeremos mal.

Si una mujer te pregunta si quieres ligar con ella y tú intentas explicarle que no es así, que solo quieres conocerla y que te cae bien estás cometiendo un error.

Primero que nada, tener la intención de ligártela no tiene nada de malo, es algo tan natural como que esta es la manera en la que la raza humana sobrevive.

Cuando sabes ligar, sabes que llevar la plática a este territorio puede ser positivo. Piénsalo, qué hay de malo en decir algo como:

“Oh vamos ¿Por qué no habría de quererlo? Eres realmente hermosa y divertida pero… te lo tienes que ganar. Estoy a punto de ya no querer ligar contigo.”

6.      No aprovechar oportunidades

Es posible que durante tu vida le hayas gustado a muchas mujeres que te encantaban. Sin embargo, no supiste identificar o aprovechar las oportunidades.

Cuando aprendes a ligar, cubres ambas debilidades. Aprendes a identificar los indicadores de interés de una mujer para saber si le gustas y también obtienes la práctica necesaria para saber cómo aprovechar las oportunidades.

7.      Mientras más dure la conversación, mejor

A veces pensamos que nos estamos ligando a una mujer solo porque logramos platicar varios minutos con ella.

Cuando aprendes a ligar puedes evaluar mejor tu interacción. Si tu conversación tuvo participación de ambos (ambos hacían preguntas), hubieron risas, crearon alguna conexión, lograron coquetear, etc… entonces puedes confiar en que has hecho un buen trabajo.

Hablar por hablar no garantiza nada.

8.      Mala calibración

Supongamos que ella ha sido muy cortante contigo y tú intentas llamar su atención diciendo más y más cosas, tratando de hacer conversación.

Caso contrario, ella te está prestando atención y quieres hacerte el importante, así que decides ignorarla para proyectarte como un hombre ocupado, pensando que esto la hará sentirse más atraída.

Sigue esta simple regla:

Debo premiar lo que me gusta y castigar lo que no.

De este modo, si ella te está ignorando ¿Por qué deberías premiarla intentando llamar su atención? Y por el otro lado, si ella está siendo amable y linda contigo ¿Por qué castigarla con indiferencia?

9.      El número es la victoria

El hecho de que una chica te dé su número telefónico no significa que le gustas, ni siquiera significa que te contestará o te devolverá los mensajes.

Cuando aprendes cómo funciona la atracción sabrás hacer una mejor autoevaluación de tus interacciones como en el punto 7 y serás capaz de llevar a la chica a través de las diferentes etapas para tener un cierre de teléfono sólido como te explico aquí.

En ocasiones no será posible tener una buena interacción pero estarás tan consciente de ello que ni siquiera querrás pedirle su número. Así te evitas ser rechazado.

10. Dejar de intentarlo

Supongamos que eres un músico que ha tenido la fortuna de escribir un hit que le da fama internacional. Después de que pasa la euforia del primer disco, llega la hora de escribir el segundo disco pero te invade el terror de no poder superar tu hit anterior.

Esto pasa también en la seducción. A veces las cosas salen muy bien y le has gustado a ella pero no te sientes lo suficientemente bueno para continuar. Así que en ocasiones, ni siquiera le llamas ni le escribes.

11. Preocuparte por qué decir

Si crees que el secreto del éxito con una mujer está en lo que dices, estás poniendo tu atención en el lugar equivocado. Tu cuerpo dice más de lo que tus palabras podrían llegar a decir.

Cuando no sabes ligar, desconoces que las miradas y silencios son solo dos de muchas poderosas herramientas que puedes usar para crear un momento mágico con ella.

12. Ser seductor para ligar

El “ser seductor” no es un disfraz que te pones y te quitas. La persona seductora seduce a todos en su camino, hombres y mujeres. Simplemente entrena su habilidad día a día para encontrar aquello que hace a cada persona especial.

Si sueles prepararte para una noche de “cacería” mientas que pasas toda la semana jugando un papel introvertido y antisocial, lo más probable es que no desarrolles esa habilidad que es como un músculo, y lo hagas mal.

Para finalizar…

Bueno, este post ya se está volviendo demasiado largo así que como bonus te dejo rápidamente otros errores típicos de alguien que no sabe ligar pero recuerda, todo se puede aprender.

No podemos negar que ser buenos atrayendo al sexo opuesto es una habilidad valiosa e importante para nuestras vidas, así que vale la pena estudiarlo. Síguenos, nosotros te ayudamos.

  1. Creer que el juego ha acabado cuando ella te dice que tiene novio
  2. Tener miedo de tocarla
  3. Te parece ridículo hablarle a una mujer sin tener una razón
  4. Te molestan o deprimen los rechazos
  5. Pensarlo demasiado antes de abordar
  6. No ser consciente de tu lenguaje corporal y del de ella
  7. Creer que no le puedes decir a ella lo bella que es. De hecho sí puedes mientras lo hagas bien. Aquí te explico cómo.
  8. Creer que su incomodidad es mala señal: Ponerla nerviosa puede ser bueno.

¿Quieres atraer a una mujer?

Suscríbete y descubre cómo ser más atractivo y llama la atención de las mujeres. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Memo Cort es guitarrista y compositor en Alley. Como fundador de 2masculine cree firmemente que la desenvoltura social abre más puertas que cualquier otra habilidad.

¿Quieres atraer a una mujer?

Suscríbete y descubre cómo ser más atractivo y llama la atención de las mujeres. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.
close-link

Send this to a friend