9 Cosas que están arruinando tu relación sin que lo sepas

Nadie nos enseña cómo debería ser una relación sana, sólo las mismas relaciones. Se puede decir que todos somos analfabetos en cuestión de cómo llevar un noviazgo, ya que nuestras únicas referencias por lo general son nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros amigos, las novelas románticas y las películas de amor.

¿Quieres aprender a ser mejor novio? entonces debes tener muchas ganas de aprender y de mejorar como persona, estar dispuesto a darlo todo y estar abierto a la crítica y a que la experiencia te enseñe.

Para llegar a la relación que tanto quieres, seguramente tendrás que romperle el corazón a algunas mujeres y algunas mujeres tendrán que romperte el corazón. Tranquilo, es parte de la vida.

Sin embargo, un buen autoestima, estar consciente de quién eres y saber lo que buscas en una relación, puede ayudarte bastante a ir madurando más rápido en la parte emocional, y así evitarte muchos problemas en tus futuras relaciones. En otras palabras, si creces como hombre y persona tendrás relaciones más sanas.

La intención no es lo que cuenta

Hay veces que en la búsqueda por una relación sana y feliz,  puedes caer por equivocación en errores que te darán el resultado opuesto. Dicho de otra manera, habrá cosas que harás para mejorar tu relación pero irónicamente harán que se destruya en un abrir y cerrar de ojos.

A veces puedes tener una buena intención, pero si no sabes lo que haces podrías hacer daño a la relación.

A continuación te presento 9 cosas que hacemos esperando mejorar nuestra relación pero que terminan dañándola:

Contarle todo a tus amigos

¿Tus amigos saben todo? ¿Saben cuándo tuviste sexo con ella? ¿Cómo viven su relación en la cama? ¿Cuándo se pelearon? ¿Lo que pasa entre ustedes? Sí tu respuesta es sí, es momento que dejes de hacerlo.

Muchas veces no sabemos cómo resolver un problema que tenemos con nuestra novia y esto nos hace pedirle consejos a nuestros amigos pensando que ellos sabrán que hacer. O quizás tuvimos una noche apasionada y lo único que queremos es contarlo para recibir un aplauso y unas palmadas en la espalda.

Tienes que tener algo en cuenta:

Tu vida sexual y tus problemas de pareja forman parte de la intimidad de ambos. Se llama intimidad porque forman parte de un tema que es sólo de ustedes.

Si tienes un problema y de verdad necesitas un consejo, entonces escoge bien el amigo o persona que sea de tu total confianza y pídele su ayuda únicamente si piensas que él es el indicado para ayudarte, pero no estés divulgando cual merolico a todos lo que pasa en tu relación.

Contarle todo a tus padres

Acéptalo, no eres ningún ángel. Eres un hombre, con errores y aciertos, con talentos y debilidades. Vas a equivocarte muchas veces y nunca dejarás de aprender y eso es lo que te hace único.

Pero para tus padres no es así. Tengas 18, 25, 32 o 45 siempre serás su bebé, su pequeño tesorito, su perfecta creación y ángel inmaculado. Cualquier cosa o persona que te haga daño será detonante para que ellos tomen partido, quieran protegerte y entren en pánico.

Una relación es de dos, a veces vas a equivocarte y a veces tu novia también lo hará. Como tu modelo de relación más cercana siempre será el de tus papás, es probable que sientas ganas de aclarar tus dudas con ellos cuando tengas una dificultad y no sepas qué hacer.

Sin embargo, esto es una pésima idea. Por más que ellos se quieran mantener al margen de tu relación, siempre tomarán partido y tendrán una mala percepción de ella. Ya que sólo la verán como la mujer malvada que hace a “su bebé” llorar o pasar malos ratos y esto hará (aunque no lo quieran) que acaben metiéndose en tu relación y quizá tratando mal a tu pareja.

Confundir confianza con control

Cuando estamos enamorados nos volvemos unos curiosos y queremos conocer todo de nuestra pareja y estar siempre para ella. Por eso siempre buscamos saber dónde se mueve, con quienes está, en qué está pensando, etc.

Sin embargo hay una línea muy delicada entre confianza y control que debes tener en cuenta. Muchas parejas piensan que la confianza significa que podemos revisar el celular del otro y saber minuto a minuto en dónde está.

Para entender mejor:

Esto es un error que llevará a que los dos se vuelvan unos “control freaks” y estén vigilándose mutuamente como si fueran espías de la “KGB”.

Si eres un novio que está demasiado al pendiente de su novia y crees que por ser su novio tienes derecho a saber todas sus contraseñas debes saber algo, estás equivocado y necesitas dejar de hacer esas cosas. Obviamente tampoco ella tiene derecho a hacer esto contigo.

Ver a tus ex novias

Las ex novias son un tema muy delicado. No es recomendable que las veas como si fueran tus amigas de toda la vida, pues puede prestarse a malas interpretaciones para todos. Tu novia puede pensar que aún quieres algo con ella. Tu ex novia, si tiene malas intenciones pensará que tienes una mínima intención de volver con ella y se aprovechará de eso y tú te meterás en problemas innecesarios.

Seamos honestos, a nadie le gusta que su pareja actual vea a sus “ex”. Aunque si quieres hacerlo es bueno que le digas a tu novia la razón por la cual quieres verla y si lo ves pertinente la lleves contigo para que sepa que no tienes nada que esconderle.

No tienes que llevarla siempre, sólo algunas veces y lo importante es que seas justo. Si tú puedes ver a tu ex, entonces ella también.

Querer estar con ella todo el tiempo

Esto va de la mano con lo anterior. Estar con ella todo el tiempo hará que ella ya no te extrañe y no valore tanto tu compañía. También hará que dejes de ponerle atención a otras prioridades. Una relación sana se trata de calidad, no de cantidad.

De nada sirve que estés a su lado tanto tiempo sin hacer nada. En una buena relación hay espacio para que cada quién se desarrolle como individuo.

Son un equipo, no unos siameses que no se pueden separar.

Contarle tu pasado amoroso

Sólo hay tres razones para contarle a ella tu pasado amoroso.

  1. La ley está tras de ti.
  2. Tienes un hijo o hija o,
  3. Tienes una enfermedad de transmisión sexual incurable y deben protegerse.

Tú relación es hoy y es lo que importa. No hay razón o motivo para que sepa con cuantas mujeres has estado.

Hay una frase que dice:

“Lo que no fue un tu año no te hace daño.”

Hay historias que sólo tienes que saber tú. Son parte de tu intimidad y eres libre de no compartirlas.

Recuerda: Las mujeres pueden llegar a tener celos de quien ya no está en tu vida como si la siguieras viendo, puedes lastimarla y pasar malos ratos innecesarios.

Evítate problemas.

Para entender mejor:

Preguntarle su pasado

Hablábamos de ser justos. De nada te va a servir saber con cuántos hombres ella ha estado y qué historia vivió con ellos. El saber esto también puede hacer que en ti despierten celos estúpidos que solo te harán tener telarañas mentales.

Lo hecho, hecho está. Deja de pensar en quiénes estuvieron con ella. Hoy por hoy, ella está contigo y no con ellos. Eso es lo único que importa, quiérela, respétala y disfrútala.

Ser voluble con tus emociones

Algo que pasa muchas veces es que las parejas se juran amor eterno y una vez que hay una dificultad todo se derrumba y en vez de resolver las cosas se dedican mutuamente a atacarse. Concentran sus energías en una lucha tonta para ver quién tiene la razón en vez de dialogar como adultos y resolver el problema.

Nunca olvides: Cuando ames a alguien no se lo demuestres en los buenos momentos, sino en los momentos duros y difíciles.

Cuidado: Si eres una persona voluble y reactiva que cuando pelea con ella es agresivo, y al terminar la discusión te conviertes en el hombre más amoroso del mundo, arruinarás tu relación.

No dejes que el enojo te haga olvidar lo que sientes por esa mujer. Controla tus emociones y no caigas en este juego destructivo, por más que ella te haga enojar nunca le pierdas el respeto y escúchala. Demuéstrale que tu amor por ella es más grande que tu enojo.

Por supuesto, si logras esto, mereces lo mismo. No permitas que ella te agreda o falte al respeto durante sus enojos. Si los dos entienden esto y logran controlar sus emociones en esos momentos, su relación estará un paso adelante que las demás y crecerán mucho.

Presumir tus emociones en tus redes sociales

Tu vida no es lo que pasa en Facebook. Si estás enamorado, díselo a ella. Si estás molesto háblalo con ella. Pero no estés publicando todo lo que pasa en tus redes sociales.

Es bastante incómodo cuando tienes una pelea y tu pareja en vez de hablar contigo publica alguna indirecta en su muro para que todos se enteren y le den “apoyo”.

Hacer eso no sólo hará que las personas tengan una mala idea de su relación, sino también hará que no fortalezcan la confianza y la comunicación entre ustedes.

No olvides que tu relación es tuya y de ella. Y es por eso que juntos deben construirla y hacerla más fuerte. No es fácil pero si los dos están comprometidos y dan lo mejor de sí mismos, tendrán una gran, original, envidiable e increíble relación.

Vive la mejor relación de tu vida

Suscríbete y descubre cómo mantener a tu pareja locamente enamorada de ti. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Alex es dating coach para hombres en Seduction Army y vlogger en Youtube. Le gusta el stand up comedy, los karaokes, la playa y aprender un poco de todo porque es curioso por naturaleza.

Vive la mejor relación de tu vida

Suscríbete y descubre cómo mantener a tu pareja locamente enamorada de ti. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.
close-link

Send this to a friend