Cómo dejar de pensar en tu ex: 3 pasos que funcionan hoy mismo

Todos hemos pasado por esto, hemos gozado y sufrido durante una relación pero la realidad es que no importa cuanta inversión o sacrificio hayamos hecho, cuando termina, termina y descubrir cómo dejar de pensar en tu ex (esposa, esposo, ex novia o ex novio) parece una misión imposible.

PASO 0 – Tú decides si es bueno o malo

Déjame hacerte una pregunta: ¿Qué caso tiene esforzarse en una relación si al final tu pareja te dice: “no podemos seguirnos viendo”?

Cualquier persona impulsiva respondería que no tiene caso tener una relación si al final todo se convierte en un desperdicio. De aquí frases famosas como: “Todos los hombres son iguales, no quiero saber más de las mujeres, me voy a volver monja, etc…”

Si estás aquí buscando ayuda para superar el recuerdo de tu ex, tú eres mejor que eso, tú no eres una persona impulsiva y tú sabes que:

Hasta el color que menos te gusta, puede lucir bien si se combina correctamente.

¿Esto qué quiere decir?

El hecho de que tu relación haya terminado no quiere decir que todo el trabajo se haya ido a la basura. Recuerda: Disfrutaste, aprendiste, quizá esa persona te transformó o tú la transformaste a ella. Ambos crecieron y ahora te toca a ti crecer a tu manera. Y todo lo anterior, ya es tuyo. Nadie te lo puede quitar.

Así que el paso 0 es sentirte agradecido. Recuerda, hay personas que desearían haber vivido lo que tú viviste, personas que quisieran sentir algo. Tú querido lector, fuiste un elegido.

IMPORTANTE: Después de leer este punto tu mentalidad debería haber cambiado un poco. Deberías de comenzar a sentirte más optimista.

PASO 1 – Evita los distractores emocionales

Cuando quieres dejar de pensar en tu ex es común querer consentirte y olvidar las cosas que han pasado. Cada persona es diferente: algunos ahogan sus penas en alcohol, otros tienen sexo de despecho, otros comen comida chatarra, se pelean con alguien, etc…

Pero por esta ocasión no haremos lo que todos hacen. Acudir a diferentes distractores emocionales como los mencionados anteriormente sólo logrará una cosa:

Postergar tu felicidad. Superar a tu ex te llevará más tiempo.

Presta atención a la siguiente analogía:

Supongamos que estás en un edificio en el piso número 16. Estás ahí con tu familia y de repente comienza a temblar fuertemente. Algunas luces comienzan a fallar y mucha gente comienza a espantarse y a gritar. Ceder a los distractores emocionales sería como drogarte (para no sentir miedo) o simplemente cerrar los ojos para no ver lo que ocurre, esperando que así te sientas mejor. Posiblemente evadir tu realidad te permita tranquilizarte un poco pero el problema no se ha ido, el peligro sigue ahí… solo estás decidiendo darle la espalda.

Por otro lado, podrías intentar tranquilizar a tu familia y comenzar a dirigirte a la ruta de evacuación.

Quizá podrías decir ¿Por qué no esperar a que el terremoto pase? Claro, siempre podemos esperar y ver qué es lo que la vida nos quiere dar pero… ¿No preferirías tener el control? ¿No prefieres ser el responsable de tu propia felicidad?

Evitar los distractores emocionales te permitirá tener claridad sobre lo que estás sintiendo (no se sentirá bien lo admito, pero es necesario) y esta claridad te ayudará a realizar con éxito los siguientes pasos.

Paso 2 – Meditación para dejar de pensar en tu ex

Ahora que tu mente está libre de distractores y estás en plena consciencia de la situación y tus emociones, es hora de meditar. Te prometo que si le das una oportunidad a estos pasos mejorarás rápidamente en tu misión de dejar de pensar en tu ex.

Para que tu experiencia meditando sea efectiva y placentera te recomiendo los siguientes pasos:

  1. Encuentra un lugar tranquilo sin distractores y ponte cómodo.
  2. Relájate: Vuélvete consciente de tu respiración. Respira profundo y asegúrate de sentir cómo el aire entra y sale de tu cuerpo. Imagina y siente cómo con cada respiración te vas relajando.
  3. Toma consciencia de tu cuerpo: Siente como tu cuerpo entra en contacto con la superficie sobre la que estás. Después, recorre mentalmente tu cuerpo de pies a cabeza relajando cada músculo (pies, piernas, abdomen, hombros, cuello, mandíbula, frente, ojos, etc…). Asegúrate de disfrutarlo, permítete de 5 a 15 minutos para toda la fase de relajación. Sabrás que has logrado relajarte porque comenzarás a sentir una relajación como si fueras a dormirte pero sin hacerlo, pues estarás concentrado. Tendrás una sensación de relajación, concentración y calma. Durante esta etapa intenta no pensar en nada más que en relajación.
  4. Conversación Interna: Una vez relajado, toca que tengas una conversación contigo mismo acerca de tu relación. Repasa lo bueno y lo malo, pero es especialmente importante que reconozcas que hubo cosas positivas, aprendizaje y que mejoraste como persona. Ahora toca recordar aquellas cosas malas, pero con un giro diferente. Evita pensamientos del siguiente tipo:

“La odio, ella es una persona egoísta y nunca me dio mi espacio. Siempre me hizo hacer cosas por ella y ella nunca estuvo dispuesta a dar algo por mí.”

Más bien intenta pensar cosas como la siguiente:

“En una pareja yo busco comprensión y a alguien que esté dispuesto a hacer cosas para apoyarme y si soy honesto conmigo mismo, en esta relación no encontraba eso.”

De este modo evitamos intentar cambiar a las personas y satanizarlas porque no se ajustan al 100% a nuestro gusto. Ya que si lo piensas, cosas que no te han gustado de la relación a otra persona podrían gustarle. Sentirte víctima hará imposible que dejes de pensar en tu ex pero sí vale la pena reconocer que no era lo que realmente buscabas.

Una vez hayas identificado las cosas que no te gustaban es hora de ponerlas bajo una perspectiva diferente. Vamos a pasar de “Las formas en las que mi pareja no me satisfacía” a “Mi pareja ideal sería…” y esto nos ayudará a hacer nuestros planes futuros.

Regresando al ejemplo anterior, esto significaría:

“Mi chica ideal será una chica a la que le dará gusto hacer cosas por mí y disfrutará apoyarme.”

  1. Reconoce que eres merecedor de esa pareja ideal: Debes reconocer y estar seguro de que mereces obtener lo que quieres. Solo así te darás cuenta que no tiene caso aferrarte a tu relación pasada pues no satisfacía tus expectativas.
  2. Apunta al futuro: Cuando sientas que has aclarado todo acerca de tu relación, es tiempo de algo de motivación. Piensa en aquellos proyectos personales que tienes o aquella transformación que quieres lograr en ti.

Visualízate teniendo ese negocio exitoso, haciendo ese viaje emocionante, adquiriendo tu casa, conociendo gente o mejorando tus habilidades sociales, no importa. El punto es que te convenzas de que la mejor época de tu vida está a la vuelta de la esquina.

Es importante que estos deseos los pienses en forma de afirmaciones y que además de pensarlos, los sientas como si ya fuera realidad. Por ejemplo:

“Yo Memo, soy un hombre saludable porque hago ejercicio y disfruto comer sanamente. Tengo libertad financiera porque disfruto de trabajar y acepto los retos. Soy capaz de atraer a la chica de mis sueños porque trabajo a diario en mejorar mi personalidad, etc…”

Tus afirmaciones no tienen que ser necesariamente ciertas al día de hoy, pueden ser tus deseos o declaraciones de algo en lo que te estas enfocando en lograr o ser.

Paso 3 – Mata los pensamientos destructivos (deja de pensar en tu ex)

Si has hecho el paso 2 correctamente ya no deben quedarte dudas sobre el asunto, ya no debes sentir rencor, ni celos, ni nada. Ahora que lo has comprendido, sabes que conservarás lo bueno que esa relación te ha dejado y desecharás lo malo así que debes estar convencido de que no hay más motivos para no poder dejar de pensar en tu ex.

Este paso consiste en tener plena consciencia de tus pensamientos e identificar cuando piensas en tu ex.

Cuando tu ex esté presente en tu pensamiento podrías hacer uso la meditación que ya hiciste.

Ejemplo: Vas por la calle y comienzas a pensar en tu ex. Debes darte cuenta rápidamente y entonces pasar tu atención a otra cosa, puede ser tu negocio, conocer personas, etc… El punto es cortar el pensamiento y poner tu atención en otra cosa. Ya sea que prestes atención a la conversación o a tu entorno, no alimentemos al monstruo de su recuerdo.

Cómo dejar de pensar en tu ex – Conclusión

Finalmente, debes saber que como humanos, nos motiva más aquello que podemos perder a lo que podríamos llegar a ganar. Sin embargo, creo que sería más fructífero basar nuestra vida en la siguiente filosofía:

JUEGA PARA GANAR: Esto quiere decir que no pienses en lo que estás perdiendo al dejar atrás una relación. Piensa más bien, en lo que serás capaz de ganar ya que esta ruptura en realidad representa oportunidad.

¿Te gusta lo que ves?

Suscríbete y recibe contenido único que no encontrarás en esta web. ¡Es gratis!

Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Memo Cort es guitarrista y compositor en Alley. Como fundador de 2masculine cree firmemente que la desenvoltura social abre más puertas que cualquier otra habilidad.

Send this to a friend