¿Te pusieron el cuerno? Si no aprendes esto, volverá a pasar

Es cierto que si tu novia (la mujer que más quieres y probablemente en la que más confías) te es infiel, sientes que el mundo se te viene abajo. Sentimientos de rencor, tristeza y traición forman un “encantador” cocktail que te invade en el momento en el que descubres que ella estuvo con alguien más.

Unos dicen que duele más cuando te enteras por otra persona. Otros creen que el dolor es peor cuando te lo confiesa ella misma.

El Detective

Es normal que al enterarte de esto, te metas en tu papel de investigador privado y comiences a lanzar las típicas interrogantes: ¿Con quién(es)? ¿Cuándo? ¿Cómo fue? ¿Dónde? ¿Por qué?

Sin embargo, debes tener cuidado ya que esto es un arma de doble filo, porque puede servirte para aclarar tu cabeza o para torturarte emocionalmente.

La reacción típica

Ya sea que encuentres o no las respuestas, por lo general el dolor se agudiza y casi siempre se acaba manifestando en enojo y a veces, en desprecio por tu novia. La ira acaba dominándote y atacas hablando pestes de ella y de la persona con la que te engañó.

Palabras horrendas como “maldita”, “traicionera”, “zo*ra”, “p*ta”, “cab**na”, “mentirosa”, etc… Forman parte de tu nuevo vocabulario de desprecio hacia ella.

Si el autocontrol no es lo tuyo, quizá hasta quieras ir a golpear a la persona con la que te engañó, o quizás no, si es mujer. Me encantaría decirte que es otro hombre con el que tuvo el momento de pasión desenfrenada, pero con las preferencias sexuales de hoy en día, no podemos descartar que tu mujer no te haya engañado con otra mujer.

Buscando culpables

Si ya viviste lo anterior, entonces probablemente vayas ahora por el mundo hablando de lo lastimado que estás y lo injusta que ella fue contigo, quizás decidiste terminar la relación y ahora no quieres verla ni en pintura.

Puede también que sigas con ella pero sabes que nada será igual. Por más que quieras, no lograrás tenerle la misma confianza de nuevo. Incluso quizá ahora estés convertido en un paranoico y pienses que ella va a aprovechar todo el tiempo que no esté contigo para engañarte de nuevo.

Y si este es tu caso, entonces perderás tu paz, te harás daño a ti mismo y dañarás aún más la relación. Realmente son pocas las personas que logran perdonar y después actuar como si nada.

Encontrando responsables

La persona infiel no siempre es la única culpable en una relación.

Es importante que sepas que una infidelidad no siempre es responsabilidad de la persona que engañó. Una relación es de dos y aunque te cueste trabajo creerlo, una infidelidad puede llegar a ser responsabilidad de ambos.

Cuidado con actuar el papel de víctima

Es fácil y cómodo asumir el papel de víctima, porque tenemos el apoyo de la mayoría y hacemos que la otra persona se vea como un enemigo público.

Sin embargo, un verdadero hombre jamás se haría la víctima. Es cierto que hay personas que no están hechas para las relaciones formales y engañan cada que tienen la oportunidad.

Muchas veces creemos que las personas son infieles porque son malas, carecen de valores o porque no saben controlar su deseo sexual. Y creer esto no te ayudará a crecer, sólo te contaminará la cabeza con porquerías.

La verdad es que en el mundo la probabilidad de encontrarnos con una persona realmente mala es baja. Difícilmente encontrarás a alguien que no tenga valores (pueden tener valores distintos a los tuyos, mas no carecer de ellos) y sí, existen algunas personas como los ninfómanos o las personas bajo el efecto del alcohol o algunas drogas que no pueden controlar su deseo sexual.

Pero una infidelidad no siempre tiene que ver con esto. Hay otra cara de la moneda que las víctimas de una traición no quieren o no saben ver algunas veces. Y esto es que:

La infidelidad puede estar relacionada indirectamente contigo.

Importante: Por el momento lo que quiero que te grabes es que jugar el papel de víctima no te permitirá ver las cosas con claridad y te privará de la preciosa oportunidad de ser capaz de sacarle jugo a una infidelidad. ¿Sorprendido? Sigue leyendo.

¿Cómo sacar lo mejor de ti cuando te engaña tu pareja?

Hay otro tipo de infidelidad que ocurre cuando una persona siente que su pareja no le está dando algo que necesita o quiere.  Esto puede ser un problema más significativo que nunca se vio a detalle y dio como resultado que nuestra pareja haya querido estar con alguien más.

Ejemplo: Digamos que tu pareja es respetuosa, linda, agradable y buena en la cama, pero no es divertida, y para ti siempre ha sido importante que tu novia se sepa divertir. Un día te metes a una clase de tenis y conoces a otra linda mujer con la que te botas de risa en cada momento y siempre tiene planes divertidos.

Esto podría hacer que comiences a fijarte en ella, ya que te ofrece lo que tu novia no puede darte, o no sabe cómo. Pero en vez de hablar con tu novia y decirle que quieres hacer cosas divertidas a su lado, decides dejarla de lado y comienzas a salir con la chica que acabas de conocer. Eventualmente, confundes sentimientos y acabas viviendo algún momento apasionado con tu compañera de tenis.

Aprendiendo de la experiencia y volviéndote tu mejor versión

¿Mi recomendación? ¡Sal de tu papel de víctima y aprovecha esta situación difícil para crecer y ser un mejor hombre!

Piensa en la relación, pero esta vez como si fueras una tercera persona y respóndete a ti mismo estas preguntas:

  • ¿Hay algo que no le diste a ella?
  • ¿Hay algún problema que siempre quedó volando y nunca se arregló?
  • ¿Hubieron ocasiones en las que ella te pidió algo de la relación y tú la ignoraste?
  • ¿Habían cosas que sabías que ella quería y nunca hiciste el esfuerzo por dárselas?
  • ¿Compartían los mismos sueños?
  • ¿Compartían intereses similares?
  • ¿En algún momento descuidaste la relación?
  • ¿Tú eres lo que realmente buscaba ella en una pareja? Averígualo aquí.

Estas son algunas preguntas guía. Siéntete libre de hacerte las que quieras, siempre y cuando te ayuden a reflexionar y no a sufrir. Lo importante es que seas sincero con tus respuestas ya que tu honestidad será la herramienta que te ayudará a comprender muchas cosas, crecer como persona y evitar futuros errores en tu próxima relación.

Si lo ves conveniente, también puedes hacerle este tipo de preguntas a ella, pero hazlo con afán de crecer y no para atacarla. Puede que la quieras aun o ya no sientas ningún cariño por ella, pero lo importante es que no la ataques por más ganas que tengas. Si en verdad la quieres o la quisiste, respétala.

Aprovecha esta situación para crecer y no para ser un mediocre. Lo mejor es que sigas adelante con lo aprendido de esta experiencia. Nadie es un santo y todos cometemos errores, tú decides para qué es este ejercicio:

  1. Para crecer como persona y tener mejores relaciones en un futuro o,
  2. Para jugar el papel de víctima y encontrar comprensión en personas a las que quizá no les importa lo que te ha pasado.

Si decides intentarlo de nuevo con ella y las cosas marchan bien con lo aprendido, nunca olvides lo siguiente:

Es muy importante que no le reclames nada y no vuelvas a sacar el tema a menos que sea realmente necesario. Ese evento que pasó fue para aprender y crecer, no para ser un arma de tortura.

¡Éxito Querido Seductor!

¿Te gusta lo que ves?

Suscríbete y recibe contenido único que no encontrarás en esta web. ¡Es gratis!

Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Alex es dating coach para hombres en Seduction Army y vlogger en Youtube. Le gusta el stand up comedy, los karaokes, la playa y aprender un poco de todo porque es curioso por naturaleza.

Send this to friend