5 cosas que debes hacer antes del primer mensaje para que ella conteste

Ahí estás, acabas de enviar tu primer mensaje a esa chica que acabas de conocer esperando que ella conteste, te recuerde y esté contenta de hablar de nuevo contigo. Desafortunadamente, las cosas no siempre salen como esperamos y te encuentras ahora viendo la pantalla de tu celular sin recibir respuesta alguna. Cuando la conociste y te dio su número creíste que todo había marchado de maravilla pero al parecer algo no salió tan bien.

La pregunta es: ¿Existe alguna manera de mejorar la respuesta de las chicas que te dan su número o es todo cuestión de azar? La respuesta es . Sí es posible tomar ciertas medidas para lograr mejorar tus oportunidades de que una chica que acabas de conocer responda tus mensajes y quiera saber de ti.

La victoria falsa

Primero que nada hay una verdad dura que todos debemos conocer:

El hecho de que una mujer te de su número telefónico no quiere decir que le gustas.

Puede parecerte raro pero en ocasiones, ella puede llegar a dar su número por razones como:

  • Simplemente no quiso ser grosera
  • No sabía cómo negarlo
  • En un principio le gustaste pero después cambió de opinión
  • Etc…

Las razones pueden ser muy variadas pero el punto es que un número no significa nada. Así que deja esa botella enfriando para festejar más tarde.

1.      Interacción sólida

El primer principio que influye fuertemente en las ganas que ella tendrá de hablar contigo es el de una interacción sólida. Esto se refiere al momento en el que la conociste y ella decidió darte su número.

Como regla general pero no absoluta, mientras menos tiempo tengas para causar una impresión en ella, más riesgo correrás de que ella ignore tus mensajes.

¿Qué es lo que quieres lograr con una interacción sólida? Algunos puntos que deberías tratar de cumplir o usar como guía para lograr una interacción sólida son los siguientes:

  • Iniciar la interacción
  • Explicar por qué estás ahí (Normalmente será porque ella te atrae)
  • Plática casual
  • Averiguar algo de ella
  • Generar una conversación más profunda emocionalmente
  • Divertirse
  • Encontrar intereses en común
  • Romanticismo (Perspectiva de tú y yo)
  • Sugerencia de cita
  • Intercambio de contacto (Aquí es donde ella te da su número)
  • Mas conversación casual

Mientras más puntos de los anteriores logres abarcar durante tu interacción, mayor será la probabilidad de que ella esté ansiosa por hablar nuevamente contigo. En este artículo no entraremos a profundidad sobre este tema pero si te interesa, da clic aquí y podrás leer algunos ejemplos.

2.      El número no es la meta

Este punto es muy importante. Erróneamente cuando conseguimos que ella nos dé su número, creemos alegremente que el trabajo ha terminado y esto sólo demuestra que eres un novato. Déjame explicarlo más a fondo.

Supongamos que ambos están teniendo una conversación agradable, averiguas acerca de sus gustos y pasiones y realmente crees que esta chica es muy interesante. Por el momento, el enfoque de la interacción está puesto en ella.

Después de unos minutos de conversación sientes que las ideas se te van acabando así que le pides su número, ella te lo da, lo guardas, te despides y te vas.

El problema de esto es que podría dejarle a ella un mal sabor de boca. De repente el enfoque de la interacción que estaba sobre ella, ahora parece pasar al simple objetivo de conseguir un número.

Lo que sí debes hacer es tener muy claro todo el tiempo que la razón por la cual la interacción surgió es porque tienes un interés genuino en ella y no porque quieres lograr un objetivo como cuando apuestas con un amigo para demostrar algo.

Cuando tienes claro en todo momento que tu interés es ella, sabes que pedir su número es sólo parte del trámite. Ella debe sentir que realmente quieres volver a verla y su número es sólo el medio con el que lograrán ese objetivo.

Qué hacer: Simplemente procura que el número no sea el final de tu interacción. Intenta platicar un poco más con ella antes de irte e intenta crear nuevos lazos. Así evitarás que sienta que te has ido con algo suyo.

3.      Pídele su número con una razón

Es muy importante siempre darle una dirección a tu interacción. Si no has establecido que todo comenzó por tu interés en ella y pides su número, ella podría desconcertarse un poco. Podría preguntarse: “¿Por qué me pide mi número?”.

Por otro lado, esta es una oportunidad para darle más información del porqué quieres volver a verla. Así que cuando vayas a pedirle el número a una mujer podría ser útil acompañar tu petición con algún motivo. Aquí algunos ejemplos:

  • “Me parece muy interesante lo que dices ¿Sabes? Deberíamos seguir esta plática con calma, guárdame tu número y nos organizamos.”
  • “Oye a mí también me gusta mucho explorar en bicicleta. Deberíamos ir juntos. Anótame tu número y te reto a una carrera.”

4.      Asegúrate de anclar tu recuerdo en su mente

Existen maneras de provocar o al menos, de intentar crear una última conexión con ella antes de que cada quien siga su rumbo.

Anota tu número y nombre en su celular

Con esto, cuando le escribas o le marques no aparecerá en su teléfono un número desconocido. Dependiendo cómo logres esto, hay diferentes maneras en las que puedes aprovechar la situación a tu favor. Así que, ¿Cómo hacerlo?:

  • Escribe tú mismo: Cuando ella ya te haya dado su número, pídele amablemente que te preste tu celular. Simplemente dile algo como:

“Bueno, ahora préstame tu celular voy a grabarte mi número para que sepas cuando te escribo”.

  • Saca mayor provecho de la situación: Cuando estés escribiendo tu número en su celular tienes la oportunidad de decirle algo como:

“¿Cómo quieres que me grabe? – Quizá, chico guapo que conocí en la cafetería o el que me espantó y tuvo que darme respiración de boca a boca. Tú dime”.

Esto te proporcionará minutos preciosos extra de conversación al igual que un momento agradable juguetón en el que puedes crear una nueva conexión con ella.

Juega con ella

Una vez que ambos hayan intercambiado números, puedes crear un pequeño juego de roles. Esto te permitirá escribirle tu primer mensaje retomando este juego. De esta forma, ella sabrá al instante de quién se trata y recordará el momento divertido que estaban teniendo.

Puedes inventar cualquier cosa. Para que te des una idea aquí te tengo un ejemplo:

“¿Sabes? Creo que este no es un lugar seguro. El tipo de allá nos ha estado observando y creo que se ha dado cuenta de que somos espías encubiertos. Creo que será mejor idea que te pase los detalles de la misión por un medio de comunicación seguro.”

¿Cómo debo guardarte?

Finalmente, otra oportunidad para crear una conexión con ella es preguntarle  cómo quiere que la guardes en tu celular. Sin embargo, este es el método menos confiable de todos, ya que depende más de ella y no de ti. Aun así, podría funcionar.

Dile algo como:

“¿Cómo quieres que te guarde?” O “¿Cómo te guardo, Mariana qué…?”

Dependerá de ella en gran grado decir algo simpático. Por ejemplo, ella podría decir “Mariana, la chica de tus sueños” lo cual podrías usar para el primer mensaje.

Si ella simplemente te da su apellido, puedes decir algo que la haga esforzarse un poco más. Algo como:

“Oh vamos. Me refiero más bien a algo con lo que pueda recordarte. Tu apellido lo olvidaré.”

En el caso de que ella no diga nada siempre puedes improvisar un poco y decirle algo como:

“Ya sé, te grabaré como Mariana, la chica que quería trepar un árbol pero la interrumpí.”

Realmente lo que digas no tiene por qué tener sentido todo el tiempo. Estás tratando de generar historias para que ambos puedan divertirse y conocerse mejor.

Si te preguntabas de dónde viene el ejemplo anterior, basta con que sepas que puedes inculpar a la chica por tener una mirada sospechosa hacia el árbol en el momento en que la abordaste. Seguramente pensaste, que quería subir a él.

5.      Evitar ser demasiado básico

En mi experiencia, las interacciones que se limitaron a temas básicos como escuela, trabajo, hobbies (de forma superficial) y que cerraron con “Me dio mucho gusto verte, deberíamos seguir hablando. Pásame tu número” no tuvieron un final muy positivo. Al final, existía una alta probabilidad de que ella ignorara mis mensajes o simplemente terminara bloqueándome.

Mientras más puedas profundizar y encontrar cosas en común con ella o crearlas, más probable será que ella quiera saber de nuevo de ti.

¿Te gusta lo que ves?

Suscríbete y recibe contenido único que no encontrarás en esta web. ¡Es gratis!

Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Memo Cort es guitarrista y compositor en Alley. Como fundador de 2masculine cree firmemente que la desenvoltura social abre más puertas que cualquier otra habilidad.

Send this to a friend