Por qué deberías vencer la ansiedad y fijar tus metas más alto: Motivación

Como a cualquier principiante, cuando iniciaba en el mundo de la seducción le temía al rechazo y a hacer el ridículo. Siempre que consideraba usar alguna pick up line (Frases para ligar) por buena que esta fuera, mi cerebro me decía: “¿Y por qué alguien habría de decir algo así?” O “Eso está completamente fuera de lugar”. Después, cuando llegaba a casa sin resultados positivos, trataba de convencerme de que en realidad todo es posible, que no hay ninguna pick up line o manera de abordar a una mujer que sea realmente ridícula. La única forma en la que podemos ser ridículos, es cuando no creemos en lo que estamos haciendo.

El error de conformarse e ir poco a poco

Primero que nada, quiero aclarar que hay muchas situaciones en las que el adoptar un enfoque de “poco a poco” para progresar es en realidad muy sensato. Por otro lado, muchas personas adoptan de manera natural la postura correcta acerca de lo que te platicaré a continuación. Afortunadamente, no tardé mucho en darme cuenta del error y decidí cambiar el enfoque, así que te contaré de qué se trata.

Durante los primeros días de salir a sargear (salir con la intención de ligar) los nervios que sentía eran incontrolables. Al inicio podía ponerme nervioso sólo por darme cuenta de que acababa de entrar a un centro comercial sólo con la intención de encontrar una chica a la cual abordaría más adelante.

Muchas veces vi a una chica que me gustó y pensé: “¡Ella! Le hablaré” pero nunca lo hacía. Lo que esto ocasionó no fue más que aumentar mi nerviosismo al pensar en el tema. Gracias a que acostumbraba a arrepentirme de último momento en lugar de enfrentar el miedo, sólo logré que este creciera.

La peor alternativa

Decidido a superar los nervios y convencido de que progresaría “poco a poco” ideé un plan no del todo bueno.

El plan: Me di cuenta que el nerviosismo provenía de la atracción. Si yo quería abordar a una chica que me gustaba, esa atracción era la que me hacía sentirme más nervioso (según yo). Así que decidí ir poco a poco, comenzando con chicas que en realidad no me gustaban (ya sabes, con el puro fin de practicar) y que estuvieran por debajo de mi estándar (gran error).

El descubrimiento

Así que lo intenté y rápidamente descubrí algo muy importante: “Los nervios no provienen de qué tanto te guste la chica”. A pesar de que decidí abordar a chicas no tan atractivas, los nervios no se iban.

Sin importar que yo ni siquiera tenía la intención de pedirle su número a una de ellas, la interacción ni siquiera parecía que llegaría a ese punto en algún momento.

Toqué fondo

Decidí utilizar una rutina que encontré en internet y hablarle a una chica que en realidad no me gustaba para nada. Lo único que quería en ese momento, era no irme a casa sin haberlo intentado aunque fuera una sola vez.

Como era de costumbre, los nervios no tardaron en llegar y el acercamiento fue un asco. Creo que me hubiera sentido menos mal si me hubiera ido a casa sin intentarlo, pero en definitiva aprendí una lección y ese fue el valor de ese día.

Si lo harás ¡Ve por todo!

Esto es lo que aprendí ese día y lo que recomiendo a cualquiera que esté empezando y teniendo problemas con los nervios y la ansiedad:

Si lo harás ¡Ve por todo!

Qué quiere decir: Como te dije antes, los nervios no provienen de qué tanto te guste la chica a la que planeas hablarle. Los nervios pueden ser causados por no saber lo que estamos haciendo, por la falta de práctica o por nuestras inseguridades. Así que, si vamos a sentir los nervios y nos vamos a arriesgar al rechazo de cualquier manera ¿Por qué no elegir a la chica que más te guste de todo el lugar y crear una posibilidad?

En mi caso, por no ir a lo grande terminé rechazado por una mujer que ni siquiera me gustaba ¿Puedes entender cómo me sentí después de eso? Además ¿Cuál era el caso? Si el acercamiento salía bien, ni siquiera tenía intenciones de pedirle su número. Así que pensé de otra manera, ya que el rechazo y los nervios serían exactamente los mismos ¿Por qué no mejor intentar algo con alguna chica que de verdad me gustara? Si el acercamiento resultaba un éxito, sí que tendría la intención de pedirle su número y regresaría contento a casa. Si ella me rechazara simplemente podría pensar que fue un fallo en el proceso de crecimiento y mejora, y que poco a poco mientras siguiera practicando, podrían mejorar mis posibilidades.

Además: El simple hecho de apuntar cada vez más alto no hará necesariamente que logres esa meta, pero sí hará que avances hacia ella a pasos mucho más grandes.

Por ejemplo: Si te planteas la meta de cerrar con beso con 3 mujeres en un solo día, quizá no consigas ni un beso, pero te aseguro que habrás hablado con varias chicas y habrás conseguido unos cuantos teléfonos. Si tu meta hubiera sido sólo hablarle a una chica, es posible que desperdicies el día y no le hables a nadie. Acostúmbrate a fijar tus metas lo más alto posible.

Consejo súper importante

Si sólo comprenderás o recordarás una sola cosa de este artículo y de mi experiencia asegúrate de que sea este mensaje:

“No vivas tu vida tratando de evitar lo que no quieres que te pase, vívela arriesgando lo necesario para que te pase lo que Sí quieres.”

 

Quiero saber qué opinas ¿Has pasado por esto alguna vez? ¿Qué le aconsejas a los que van empezando para mantenerse motivados y logren sus metas? No olvides suscribirte a nuestro newsletter y seguirnos en redes sociales.

¿Quieres relaciones sin compromiso?

Suscríbete y descubre cómo lograrlo sin necesidad de mentir. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Memo Cort es guitarrista y compositor en Alley. Como fundador de 2masculine cree firmemente que la desenvoltura social abre más puertas que cualquier otra habilidad.

¿Quieres relaciones sin compromiso?

Suscríbete y descubre cómo lograrlo sin necesidad de mentir. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.
close-link

Send this to a friend