Todas las mujeres quieren un príncipe azul ¿Cierto? Esto es lo que no te dijeron

Las mujeres suelen decir que desean a un chico bueno que sea detallista, cariñoso y que les hable y esté con ellas todo el tiempo, en fin, un príncipe azul. El problema es que en la práctica, ser tan bueno parece no ser tan buena idea.

Al grano: Si no representas un desafío para una mujer, entonces eres demasiado fácil. Si eres demasiado fácil, entonces no eres atractivo.

Es probable que estés familiarizado con que “El hombre es el que busca a la mujer” lo cual tiene algo de cierto. También se nos dice que para conquistar a una mujer hay que hacerle cumplidos, darle regalos, escribirle poemas de amor y decirle que estás loco por ella. En fin, tratarla como a una reina y hacerla sentir adorada.

Pero ¿Qué pasa en la práctica?

El chico guapo

Imaginemos a un hombre muy atractivo (el tipo de hombre que suele llamar la atención de las mujeres), este conoce a una mujer y ella se siente fuertemente atraída por su físico. Como es de esperar, el simple hecho de tener un atractivo físico le facilitará las cosas pues ella sentirá interés y atracción fuera de lo común, lo cual hará que esté más dispuesta a dejarse cortejar.

Así que él empieza a hacer todo lo que describimos anteriormente, le compra regalos, la busca todo el tiempo, la trata como reina y ella cree que todo es un cuento de hadas. Pasa algún tiempo y todo parece marchar bien pero después pasa algo extraño, ella comienza a sentirse algo “confundida”. Ni siquiera ella lo comprende y se pregunta por qué ahora no está tan interesada en él si es el chico que cualquier mujer querría.

El chico no tan guapo

Por otro lado, si un hombre que no es tan bien parecido (A ella no le parece atractivo) conoce a una mujer que le llega a gustar y trata de conquistarla de la misma manera, comprándole cosas, buscándola bastante, etc. Lo único que logrará es hacerla sentir muy incómoda, al grado en el que tal vez ella ya no quiera verlo. En este caso la misma técnica a ella, ya no le parece atractiva. Pero ¿Por qué? Es simple, en este caso la ventaja extra del atractivo físico no existe, de modo que en ella no se ha creado atracción por lo cual, por lindo y amable que él sea, ella preferiría que él no tuviera esas atenciones hacia ella.

El chico guapo: tiempo después

Regresemos al caso del hombre atractivo: Él utilizó la “técnica clásica” por así decirlo y logró buenos resultados. Pero vamos a continuar donde nos quedamos.

Actualmente su chica se siente confundida, lo cual le parece extraño ya que cada que alguien le pregunta las características de su hombre ideal, ella responde con aquellas con las que su pareja actual cumple. Aun así, a ella le empiezan a llamar la atención otros hombres y en poco tiempo ya no se siente segura de lo que siente por su actual pareja. Por otro lado, “el chico guapo” está profundamente preocupado por la situación, está sufriendo y ha ofrecido toda su ayuda, apoyo y pasión para hacerla sentir cómoda y ayudarla a recordar las razones por las que está con él. No se le ocurre hacer nada más que seguir siendo el gran chico bueno de siempre, con la esperanza de que ella no lo deje.

Pero ¿Qué fue lo que ocurrió?

El problema es que durante la relación él le ha prestado tanta atención, la ha complacido y la ha tratado tan bien que ella nunca tuvo que hacer ningún sacrificio por ganarse su lugar. Ella no ha invertido gran cosa en mantener la relación ya que él lo ha hecho todo demasiado fácil. Gracias a esto, ella no tiene razones fuertes para luchar pues no siente que esté perdiendo gran cosa. Tal vez sienta feo al tener que lastimar al hombre que la ha tratado bien y eso le haga pensar las cosas una y otra vez, pero en realidad no está tan comprometida con la relación.

El chico guapo que aplica los métodos clásicos normalmente tendrá éxito con las mujeres, al menos en el corto plazo, ya que al paso del tiempo, en una relación en la que se le facilita todo a la mujer y no se le brindan emociones ni retos, es probable que ellas se aburran y decidan terminar con la relación para ir en busca de algo más emocionante.

Desafiar a una mujer

En el caso del “Chico no tan guapo”: Si él provocara algo de atracción utilizando su personalidad antes de complacer en todo a la mujer que le gusta, tendría más probabilidad de quedarse con la chica.

Imagina dos ejemplos simbólicos:

  1. ¿Qué tan interesado estarías en jugar un juego de póquer en el que todos los jugadores saben lo que el contrincante va a hacer? Con todas las cartas abiertas sabiendo en todo momento lo que va a pasar se pierde la intriga, el misterio y más importante, la emoción de jugar. Es obvio que tu grado de compromiso con el juego sería mucho menor que en un juego en el que no sabes lo que pasará. Quizá al inicio pienses: “¿Quién no querría jugar un juego en el que sabe que ganará?” Cierto, pero al paso del tiempo notarás que ya no hay emociones y terminará pareciéndote aburrido.
  2. Ahora imagina que estás en un casino jugando en una máquina tragamonedas. Sabiendo que cada tanto uno resulta ganador ¿No estarías más comprometido a seguir jugando en la misma máquina si ya llevas tiempo invirtiendo y sientes que pronto ganarás? ¿No te negarías a retirarte sabiendo que perderías lo invertido? Mientras más has dado, menos dispuesto estarías de irte con las manos vacías. En el caso contrario, si no has invertido, tendrías menos razones para quedarte.

 

Así que si crees que eres un hombre predecible, demasiado complaciente con las mujeres y siempre sientes que son ellas las que te dejan, probablemente quieras aprender cómo desafiar a una mujer.

Si hay algo que les importe más a las mujeres que el físico, eso serían las emociones que seas capaz de hacerles sentir. No digo que debas tratar mal a las mujeres, pero desafiarla de vez en cuando, hacer que ella también haga algo por estar a tu lado, sacarla de su zona de confort y sorprenderla haciendo lo que ella no esperaría de ti, la hará sentirse más apegada y estará más comprometida con la relación ya que también ella habrá invertido tiempo y esfuerzo.

El punto es ser proactivo asegurándote que tu mujer tenga lo que necesita de ti para seguir enamorada, lo cual es en muchos sentidos desafío y emociones.

Así que si tienes algún amigo que sientas que da todo en su relación mientras a ella todo le da igual, tal vez le haría bien leer esto. Compártele este artículo.

¿Quieres relaciones sin compromiso?

Suscríbete y descubre cómo lograrlo sin necesidad de mentir. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.

About Author

Memo Cort es guitarrista y compositor en Alley. Como fundador de 2masculine cree firmemente que la desenvoltura social abre más puertas que cualquier otra habilidad.

¿Quieres relaciones sin compromiso?

Suscríbete y descubre cómo lograrlo sin necesidad de mentir. ¡Es gratis!
Tu correo está a salvo. Nunca lo publicaremos, venderemos o cambiaremos.
close-link

Send this to a friend